La parte más difícil de cualquier viaje es el inicio. El paso más duro es entrar en movimiento, superar la comodidad y poner manos a la obra.

Algunas veces la simple idea de estar en forma puede intimidar. Recuerda percibir siempre las cosas a futuro. Fíjate metas claras y concéntrate en lo que necesitas hacer para alcanzar tus objetivos. Aquí te tenemos ocho consejos para comenzar:

1. Conserva el ánimo

No realices ejercicios con demasiada intensidad para acelerar tu metabolismo, fortalecerte o sentirte lleno de energía. Una actividad moderada produce los mismos resultados. Ejercítate a un ritmo suave (respirando un poco más rápido que cuando descansas). Avanzarás y obtendrás una pequeña dosis de endorfina con el ejercicio más ligero.

2. Ejercítate cuando puedas

Quizá hayas escuchado que el ejercicio en las mañanas es mejor porque los niveles de testosterona están más altos. Olvídalo. El horario ideal es cualquiera que tengas disponible. Siempre es un buen momento para ejercitar un poco los músculos.

3. Registra tu rutina

Marca en tu calendario los días asignados para ejercitarte. Algunas investigaciones han encontrado que este sencillo sistemas permite mayores progresos.

4. No abandones el ejercicio

Si un programa de ejercicio te funciona, no lo abandones. Cambiar con frecuencia desvía tus metas. Resiste la tentación de nuevas rutinas. Tu entrenamiento será más simple (y tendrá mejores resultados) si conservas un programa entre seis a doce semanas o hasta que deje de funcionarte.

5. Comprueba que funciona

Si tu cintura adelgaza y aumenta tu fuerza, vas por buen camino. Si asistes al gimnasio y no levantas más peso en la rutina siguiente, y tus pantalones siguen igual de apretados, el programa no funciona. En este caso haz algunos cambios.

6. Conquista una meta a la vez

No trates de aumentar músculos, fortalecerte o adelgazar al mismo tiempo, te apartarás del objetivo y quedarás corto en tus metas. En lugar de ello, elige una de las siguientes metas, de 6 a 12 semanas, y entonces pasa a la siguiente.

  • Fortalece. Si cargas pesas en tu rutina, haz de una a cinco repeticiones por serie, aumenta el peso diez por ciento cada semana y reduce el ejercicio cardiovascular.
  • Adelgaza. Aliméntate bien, realiza un ejercicio aeróbico más intenso y mantén tu fuerza (será difícil incrementarla) mientras haces series de ocho a quince repeticiones con pesas ligeras.

7. Tiempo en el gimnasio

El porcentaje de quienes abandonan un entrenamiento es más alto cuando su rutina dura más de 60 minutos. Además, hay riesgo de lesionar el cuerpo en lugar de fortalecerlo: reducirá su producción de hormonas musculares y liberará las destructoras de músculos. Levantar pesas más de cuatro días a la semana implica realizar un esfuerzo excesivo. Intenta dividir tus ejercicios en dos rutinas equilibradas —por ejemplo, parte superior del cuerpo e inferior— y haz cada una alternando los días.

8. Hidrátate

Bebe un litro de agua cada día. Junto con leche y jugo te mantendrá hidratado. El alcohol no cuenta, pues además de causarte deseos de ir al baño también te deshidrata.

Encontrar el tiempo para ejercitarte puede ser difícil, sobre todo cuando debes ajustar tus rutinas a horarios alimenticios, pero con ayuda y perseverancia lo conseguirás. Es indispensable que antes de comenzar una rutina de ejercicios consultes a un profesional. Nuestros médicos expertos te guiarán para conseguir tu meta de manera saludable, mediante un plan nutricional y de actividad física.

2 respuestas a “Comienza a ponerte en forma”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *