La obesidad es un estado de inflamación crónica que genera alteraciones inmunitarias, restricción de la capacidad pulmonar para poder realizar el intercambio adecuado de oxígeno por bióxido de carbono, aumento de la probabilidad de generar coágulos sanguíneos, entre otras muchas.

Por otro lado el virus Covid-19 puede llegar a producir un aumento en la respuesta de algunas células sanguíneas, en especial de los macrofagos, lo que constituye una de las principales alteraciones letales que se asocian en la adquisición del patógeno.

La respuesta normal de los macrofagos (entre otras) es combatir infecciones y desencadenar los medios necesarios para reparar los tejidos. Sin embargo una híper reacción celular estimulada por el Covid-19 puede llegar a provocar daño en los tejidos (pulmonar, hepatico, renal, etc…) y/o generar coágulos produciendo trombos que pueden llegar a diseminarse dentro del cuerpo, a su vez esto puede alterar la conducción normal de sangre y limitar la adquisición adecuada de oxigeno.

Es de fácil comprensión entonces, pensar del porque pacientes con sobrepeso y obesidad resultan vulnerables a complicaciones, ante el contagio por Covid-19 .

¿Que nos toca hacer?,

Disminuir la posibilidad de contagio (tema ya tratado y continuamente reforzado por las autoridades).

Reducir la posibilidad de complicaciones al controlar el estado crónico de inflamación (Conservar un peso saludable y de las enfermedades agregadas).

Mejorar nuestro sistema inmune con una dieta adecuada y suplementado las carencias ( selenio, zinc, omega 3, vitamina C, entre otras).

Actividad física ( mejora el sistema inmune, secreta endorfinas, mantiene un peso adecuado y genera músculo entre muchas otras ventajas).

Ahora más que nunca, es momento de prevenir y/o mitigar las posibles complicaciones (si esto es posible). Explicado de una forma escueta y de manera muy somera para población general, me permito hacer un comentario final:

Así como para cualquier enfermedad, con el Covid-19, es mejor no enfermar, pero si esto sucede, es mejor tener un físico preparado para enfrentar adecuadamente los retos a la salud.

Dr. Edgar Ruiz. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *