Según el articulo ¨Potential interventions for novel coronavirus in China: A systematic review¨ aceptado en febrero del 2020 y realizado por Lei Zhang | Yunhui Liu. Existen ciertas consideraciones nutricionales que deben aplicarse ante la pandemia que estamos viviendo (Tabla 1 ); es necesario comentar que, la adquisición principal de los nutrimentos debe ser la dieta, sin embargo cuando esta es deficiente y/o incluye ciertas enfermedades (como la obesidad), la suplementación es una opción valida y en ocasiones necesaria, en especial al ser portadores de enfermedades cronico degenerativas como la hipertension, diabetes u obesidad. Algunas de las consideraciones especificas de la suplementación son las siguientes:

Opciones

Funciones frente al virus

Vitamina AVirus del sarampion, virus de la inmuno deficiencia humana, coronavirus aviar
Vitamina BM ERS‐CoV; lesion pulmonar inducida por ventilación mecanica.
Vitamina CCoronavirus aviar, infecciones del tracto respiratorio inferior.
Vitamina DCoronavirus bovino
Vitamina EVirus Coxsacki, coronavirus bovine.
Omega 3Virus de la Influenza, virus de la inmunodeficiencia humana.
SelenioVirus de la Influenza, coronavirus aviar, mutaciones virales.
ZincVirus del sarampion, SARS‐CoV
HierroMutaciones virales.

Tabla 1.Usos posibles de la suplementación frente a Covid-19.

Selenio.

La deficiencia nutricional de selenio afecta no solo la respuesta inmune, también al virus. Esta puede alterar el genoma viral, provocando que un virus normalmente benigno pueda volverse altamente dañino. La deficiencia de selenio también induce un deterioro del sistema inmunitario, y una rápida mutacion de las variantes benignas de los virus.

El selenio podría ayudar a un grupo de enzimas que, asociadas con la vitamina E, funcionan para prevenir la formación de radicales libres y el daño oxidativo a células y tejidos.

Por lo tanto, el selenio y su suplementación podría ser una opción nutricional efectiva para el tratamiento coplementario de este nuevo virus.

Zinc. 

El zinc es un oligo-elemento importante para el mantenimiento y el desarrollo del sistema inmunitario innato y adaptativo.

La deficiencia de zinc resulta en la disfunción de la inmunidad y aumenta la susceptibilidad a enfermedades infecciosas. Al suplementarlo en niños deficientes en zinc,  podrían reducir la morbilidad y la mortalidad relacionada con infecciones respiratorias bajas asociadas a sarampión.

El aumento de la concentración de zinc intracelular puede deteriorar la replicación de una variedad de virus cuyo genotipo sea RNA. Además, la combinación de zinc y piritiona en bajas concentraciones inhiben la replicación del coronavirus del SARS (SARS-CoV) .

Por lo tanto, la suplementación de zinc puede tener efecto no solo en la sintomatología relacionada con COVID-19 cómo la diarrea y la infección del tracto respiratorio inferior, sino también sobre el mismo COVID-19.

Omega 3.

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (PUFA´s) son importantes mediadores de inflamación y la respuesta inmune.

Begin y colaboradores realizaron un estudio donde encontraron que los pacientes que desarrollan SIDA, tienen disminución en sangre de omega 3, dando a entender que el desarrollo de la enfermedad por la adquisición del virus, en gran medida esta influenciada por carencias nutricionales y en este caso de omega 3.

Los omega 3 y  omega 6  son importantes promotores de efectos anti inflamatorios e inflamatorios. Son precursores de resolvinas/protectinas y prostaglandinas/leucotrienos, respectivamente.

La suplementación con omega 3 y sus derivados podría atenuar la replicación viral de la influenza por intervención en la maquinaria celular que replica el RNA.

Leu y colaboradores han encontrado que varios PUFA´s también tienen actividades contra el virus de la hepatitis C.

Por lo tanto, Omega-3, y sus derivados, podría considerarse como una de las posibles intervenciones nutricionales en contra de este nuevo virus.

Vitamina A.

La vitamina A es liposoluble, existen tres formas activas en el cuerpo, retinol, retinal y ácido retinoico. La vitamina A también es llamada vitamina «antiinfecciosa» y muchas de las defensas dependen de un suministro adecuado.

Estudios clinicos asocian una respuesta inmune deteriorada en niños afectados por sarampion que tengan carencias nutricionales en vitamina A, pudiendo llegar a ser grave.

Investigadores han informado que las dietas bajas en vitamina A en animales podrían comprometer la efectividad de las vacunas de coronavirus bovino y hacen que los terneros sean más susceptibles a la bronquitis infecciosa. El efecto en pollos por la afección del coronavirus fue más pronunciado al ser alimentados con dietas deficientes en vitamina A que en aquellos alimentados con dietas adecuadas.

Semba y colaboradores han informado que la suplementación con vitamina A redujo la morbilidad y mortalidad en diferentes enfermedades infecciosas como sarampión, enfermedad diarreica, neumonía relacionada con el sarampión, virus de inmunodeficiencia humana (VIH)  y malaria.

La suplementación con vitamina A también ofrece protección contra las complicaciones de otras infecciones potencialmente mortales, incluyendo malaria, enfermedades pulmonares y VIH.

El mecanismo por el cual la vitamina A y los retinoides inhiben la replicación del sarampión es un elemento de regulación positiva del sistema inmune innato.

La vitamina A podría ser una opción prometedora para el tratamiento de este nuevo coronavirus y la prevención de infección pulmonar.

Vitamina C.

La vitamina C es mejor conocida por su papel en la síntesis de colágeno en tejidos conectivos y actúa como antioxidante, la vitamina C también es parte del sistema inmune y protege contra la infección causada por coronavirus.

Atherton y colaboradores informaron que la vitamina C aumentó la resistencia de cultivos de órganos traqueales de embriones de pollo a la infección de coronavirus aviar. La vitamina C también puede funcionar como un agente antihistamínico débil para aliviar los síntomas similares a la gripe, como estornudos, nariz tapada y senos nasales hinchados. Tres ensayos clinicos en humanos han informado que hay una incidencia significativamente menor de neumonía en grupos suplementados con vitamina C, lo que sugiere que esta podría prevenir la susceptibilidad a infecciones del tracto respiratorio inferior en ciertas condiciones.

El COVID-19 fue reportado por causar infección del tracto respiratorio inferior, por lo que la vitamina C podría ser una de las opciones efectivas para el tratamiento de COVID-19.

Vitaminas B.

Las vitaminas B funcionan como parte de coenzimas, cada vitamina B tiene su actividad.

Por ejemplo:

B2 (riboflavina) juega un papel en la energía de todas las células. Se sospechaba que la deficiencia de vitamina B2 es común en ancianos. Keil y colaboradores informaron sobre la vitamina B2 y la luz UV, donde el efecto de la luz redujo significativamente el conteo viral de MERS-CoV en plasma de humanos contagiados.

Vitamina B3, también llamada nicotinamida, podría mejorar la eliminación de Staphylococcus áureus. La vitamina B3 disminuye la infiltración de neutrófilos en el interior de los pulmones, con un fuerte efecto antiinflamatorio durante la ventilación mecánica o la lesión pulmonar inducida por esta, sin embargo, paradójicamente también condujo a una falta de oxigenación significativa.

Vitamina B6 es necesaria en el metabolismo proteico y participa en más de 100 reacciones, además cumple un importante rol dentro de la inmunidad.

Los pacientes infectados con virus mejoran su sistema inmunitario al suplementarlo con vitamina B. Por lo tanto, estas podrían elegirse como una opción básica para el tratamiento nutricional del COVID-19.

La suplementación direccionada en tenor preventivo es necesaria, para ello una adecuada nutrición es el primer paso, sin embargo, en nuestro país esto es muy difícil de conseguir dada la sobre oferta de alimentos con aportes calóricos altos y de bajo valor nutricional.

A pesar de existir un basto catalogo de vitaminas y minerales de las que pueden valerse para la suplementación, dado el contexto y siguiendo las recomendaciones de Lei Zhang y Yunhui Liu, creo los enmarcados en el cuado 1, son los mas relevantes. En este breve resumen pretendi plasmar información minima, pero de la que podemos valernos para enfrentar adecuadamente una posible adquisición de enfermedad pulmonar relacionada al Covid-19.  Si bien no es la intencion evitar la adquisición por contagio, si es el mitigar las posibles complicaciones, las que pueden por desgracia llegar a ser mortales. En ese sentido, la aportación por minima que sea es por demas bien recibida.

Bibliografia:

Lei Zhang | Yunhui Liu. (Enero 2020). Pot ent ial int ervent ions for novel coronavirus in China: A syst emat ic review. Journal of Medical Virology, 25707, 1-10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *